top of page

Los Comienzos

PinRGB_edited.png
ABportrait.jpg

Nuestro Fundador

Archbishop Emeritus

Frederick Morrison

    En la primavera de 1984, un grupo de tulsanos, 9 en número, compuesto por empresarios, un médico, un abogado, un periodista, esposas / madres, se reunieron con el obispo Robert Sherwood Morse de la diócesis anglicana “Cristo Rey”. Ellos expresaron su deseo de mirar más de cerca a la Diócesis Anglicana en Estados Unidos con miras a fundar una Iglesia en Tulsa. El principal problema en cuestión era la disponibilidad de sacerdotes, ya que el obispo tenía varias parroquias en los Estados Unidos al mismo tiempo. El enfoque del Obispo ya se había centrado en el Reino Unido y la Iglesia de Inglaterra: los anuncios de sacerdotes interesados se habían colocado en el "Church Times" (un periódico semanal de la Iglesia de Inglaterra). Parecía que la imagen no era muy diferente, siempre había una escasez de sacerdotes y aparecían grietas entre el ala anglo católica, considerada como tradicionalistas y el ala más evangélica, considerada la iglesia "baja". Varios varones respondieron y en noviembre de 1984 un sacerdote C de E - Frederick Morrison fue el primero en visitar los Estados Unidos y hablar con grupos en varios Estados y celebrar una misa para la gente reunida.

    El resto es historia: el 31 de mayo de 1985, el padre Frederick Morrison, su esposa Jennifer, dos hijos pequeños y un perro grande “labrador dorado” (los niños habían decidido que NO se irían sin su perro) llegaron, y la Iglesia Anglicana de “All Saints” en Tulsa había comenzado. Ir a Tulsa en 1985, hacia el sur, uno tenía la impresión de adentrarse en el País; incluso Broken Arrow estaba en sus inicios. La Congregación crecía constantemente, llenando la casa donde se alquilaba, hasta su capacidad máxima.  En 1988 le regalaron a la Iglesia, tierras boscosas, un poco más al sur; se contrató al arquitecto Gene Starr de Tulsa, se contrataron a los constructores de Oakridge y se completó la primera etapa de “All Saints” libre de deudas. El espacio del culto, que luego se convirtió en el Salón Parroquial, se llenó completamente. Comenzó la Segunda y Última Etapa totalmente financiada de la construcción de la iglesia real y actual. Todo se completó en dos años más.

    “All Saints” en Tulsa estaba afirmada en el mapa, en el oficio diario del clero se decía, venga la nieve, el hielo, la lluvia, brillo y tornados. Sobre todo - la Misa (Eucaristía) se ofrecía 5 días a la semana, haya 200 personas o solo 2.    ‘... Donde 2 o 3 están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos". Las personas fueron atendidas a 24/7: en casa, en el hospital, en el lugar de trabajo si era necesario. Haciéndose eco de la vida literalmente, desde la cuna hasta la tumba, las edades de las familias de la iglesia abarcaban desde los recién nacidos hasta los ancianos, lo cual es típico en una Iglesia viva. Se bautizaban bebés, niños y adultos, se confirmaban adolescentes y adultos, se celebraban matrimonios, se celebraban aniversarios, se escuchaban confesiones y se absolvían los pecados, se daban consejos a los que tenían problemas, se administraban sacramentos a los moribundos y se celebraban funerales -y al igual que a cualquier familia los lloramos como celebramos la vida y nos despedimos de otros. Los tiempos litúrgicos del año de la iglesia se estudiaban y celebraban por completo, el estudio de la Biblia, la escuela de la iglesia, los eventos familiares, incluidos los campamentos de verano, las ventas de pasteles, las ventas de artesanías y las ventas de "garaje" estaban en el "menú". Hubo música y coro incluyendo conciertos en varias épocas del año. Teníamos un grupo de mujeres activas, el Grupo de Acólitos y el Grupo del Altar y Sacristía. Las Caridades se canalizaban a través de los Refugios de la Ciudad, el Banco de Alimentos, DVIS, Caridades Católicas y la Misión Juan 3:16. Varios hombres se presentaron como candidatos para el Ministerio del Orden. La vida de una parroquia ocupada estaba en curso.

    A medida que los años pasaban, nuevas diócesis empezaban a formarse a lo largo de los Estados Unidos y el oeste de Canadá bajo la protección de la Diócesis Anglicana  “Cristo Rey”, se consagraban más obispos para supervisarlos y el obispo principal Robert Sherwood Morse, el fundador, se convirtió en el primer Arzobispo de la Provincia Anglicana “Cristo Rey”, conocido a partir de entonces como APCK en resumen.

    En mayo de 2002, el Padre Morrison fue elegido y consagrado Obispo de la Diócesis de los Estados del Suroeste (permaneció como Obispo del DSWS hasta julio de 2015). “All Saints” fue designado Pro-Catedral de la Diócesis del Suroeste y otro sacerdote fue nombrado para el funcionamiento diario de la Parroquia “All Saints”. El Arzobispo Emérito Robert Morse: enfermo terminal falleció a los 91 años en junio de 2015. El arzobispo Morse había nombrado 7 años antes como su sucesor, al arzobispo James Provence, quien renunció debido a problemas de salud en junio de 2015. La APCK del Colegio de Obispos eligió al Arzobispo Frederick Morrison como sucesor en julio de 2015. El arzobispo Morrison se retiró en diciembre de 2019. El Colegio de Obispos APCK eligió al Arzobispo John E. Upham Jr. como sucesor, APCK en enero de 2020.

     Con los años se han producido cambios en la Iglesia Anglicana “All Saints”. Tulsa ha crecido exponencialmente: hacia el norte, Owasso comenzó a poblarse y sigue creciendo, hacia el sur, Bixby está rompiendo todos los récords de crecimiento y, al sudeste, Broken Arrow casi ocupa todo el espacio disponible. Al igual que las áreas al norte de “All Saints”, la población joven de familias se han mudado para llenar estas áreas mencionadas anteriormente: se han construido nuevas iglesias de todas las denominaciones, incluidas las llamadas "mega iglesias", todas con nuevas y emocionantes instalaciones familiares y programas de apoyo. Las iglesias en las partes más antiguas de Tulsa (con la exclusión del centro de la ciudad) han visto una disminución de sus miembros: “All Saints” es una de ellas.

 

     Así que ahora nos estamos transformando para acomodar un cambio en la población, la demografía y las nacionalidades. Aún así, la Iglesia ofrece misa los 5 días a la semana, administra TODOS los sacramentos, tenemos nuestro propio cementerio y columbario, ¡solo para miembros! La mayoría del pequeño grupo, que queda en nuestra Iglesia, ha estado con la iglesia desde el principio y ahora nos encontramos con un grupo mucho más diverso de feligreses, incluidos niños. Tenemos una gran misión con la comunidad hispana, los cuales se están adaptando a sus nuevas vidas en este país. Estamos vivos pero de una manera diferente, nos recuerda a un antiguo miembro de nuestra iglesia que anunció que se iría porque no teníamos suficiente alcance, ¡sintió que quería llevar a cabo una misión al norte de Tulsa! No tengo idea de si lo hizo o no, PERO, hemos seguido su ejemplo, tenemos una misión basada en la población multinacional de Tulsa, una misión de traer nuevas personas a Cristo a través de las antiguas tradiciones a las que muchos de ellos están acostumbrados. Nuestro sacerdote y su familia son de Perú en América del Sur y hablamos bilingüe en la iglesia.

 

“All Saints” todavía está vivo y sigue el mandamiento de Cristo de "hacer esto en memoria de mí". ¡Decimos Amén!

bottom of page